Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » ¿Tomas las riendas o eres víctima?

¿Tomas las riendas o eres víctima?

Por María Adela Fernández Zamora.- Somos seres sociales y dinámicos que a través de las experiencias que vivimos y las personas con las que las compartimos, evolucionamos y crecemos para convertirnos en quienes queremos ser.

Cuando estamos viviendo una situación placentera que nos aporta bienestar y disfrute, la vivimos plenamente sin cuestionar el por qué o para qué la estamos viviendo. Simplemente, nos permitimos disfrutar de ese momento. Sin embargo, cuando se nos presentan acontecimientos que nos alejan de la alegría y el placer; comenzamos a buscar razones o culpables sobre los que descargar todo ese malestar que estamos sintiendo. ¿Por qué funcionamos diferente ante dos situaciones de igual naturaleza?

Pensemos que cada día escogemos de forma consciente o inconsciente aquellas personas, medios y espacios en los que  vamos a interactuar. Cada día, se nos presentan una serie de oportunidades para aprender, tomar consciencia y decidir en coherencia con nuestros pensamientos, emociones y circunstancias qué hacer. Desde este punto de vista, nada es bueno o malo en sí mismo, todo depende de la actitud y la mirada que tengamos hacia ellos. Por tanto, si tenemos claro esto, somos capaces de reinventarnos y reinventar cada momento por muy duro que de primeras nos pueda resultar.

Con esto no me refiero a que te dejen de afectar las cosas, o que seas indiferente al entorno o incluso que cambies todo lo que te rodea. Habrá ocasiones en las que puedas hacerlo y habrá otras que simplemente se alejan de tu responsabilidad. Sin embargo, lo que sí es claro, es que tú decides cómo y cuándo vivir lo que acontece. Por ejemplo, decides ir a la peluquería a hacerte un cambio de look y cuando sales te sientes incómoda, molesta y a disgusto con el resultado. Puedes entrar en un bucle en el que culpabilizas al estilista, a otros clientes que estaban en el centro y distraían al profesional, a tu pelo porque es rebelde e incluso hasta algún familiar o amigo que podía haberte advertido o dado otro consejo. Pero, ¿sabes qué? Sean cuales sean los argumentos en los que te quieras perder, tu pelo va a seguir siendo el que era. Así que te propongo dos cosas.

– Si es que sientes la necesidad profunda de dedicarte un espacio para culpabilizar y desahogarte; sé consciente de ello, desde dónde lo estás haciendo y a partir de ahí, márcate un tiempo: «Voy a estar diez minutos desahogándome«. Pues muy bien, pon en marcha el reloj y DISFRUTA de esos diez minutos, sabiendo que después de ese tiempo, se acabó. Cuando te permites disfrutar del enfado y conectar con este momento permitido desde la coherencia, verás que diez minutos se hace mucho. Llega un momento, que al conectar con la verdadera emoción, el cuerpo se relaja y comienzas a ver las cosas de otra manera.

– Una vez pasado este tiempo, pregúntate, «¿qué puedo hacer con esto que tengo?» Pon en marcha tu kit de creatividad y te verás descubriendo alternativas que hasta ahora no habías contemplado hacia un mundo de posibilidades maravilloso.

Algunos podrán pensar que este ejemplo es banal, pero no, todo depende de tu actitud y valor hacia el mismo. Puedes pensar en cualquier otro ejemplo y aplicar los mismo dos pasos. Sea cual sea la circunstancias que vivas, TÚ ELIGES CÓMO VIVIRLAS. Así sea tomando las riendas y reinventando el momento o, desde un bucle de buscar culpables; lo importante es que seas consciente desde dónde lo estás haciendo, y a partir de ahí, vívelo en coherencia. No depende del espacio, ni de las personas, ni del tiempo; solo desde esa coherencia, el bienestar es posible.

Así pues, querido amigo te invito a que sea cual sea la emoción que se active en ti, PERMÍTETE DISFRUTARLA DESDE EL AMOR MÁS GRANDE QUE PUEDES SENTIR HACIA TI MISMO.

También te puede interesar

Conectar con la naturaleza

Por Gabriel Gil.- Es fácil entender que estamos hechos de lo mismo que los animales, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *