Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Tu cuerpo y tus emociones

Tu cuerpo y tus emociones

Por Nuria Velasco.- Si te observas, descubrirás que cambian muchas cosas en tu cuerpo en función de qué emoción estés expresando en cada momento. Algunos cambios son sutiles y otros muy evidentes: el tono de voz, la velocidad de las palabras, el movimiento de tus brazos, cómo andas, cómo contestas, cómo ves la vida…. Cada emoción tiene una fisiología y genera una reacciones en el cuerpo. No te mueves igual si estás alegre que si estás triste. Cada emoción coge una postura en tu cuerpo, que va acompañado de una química, unas expresiones, manifestaciones…

De nuevo, obsérvate bien cuando estés alegre y fija cómo te mueves, cómo caminas, cómo hablas….

Capta todo lo que puedas de su fisiología, porque puedes usar ese conocimiento para reproducirlo cuando lo necesites. Imagina que llevas unos días de bajón, por lo que sea, y tienes que hacer una presentación importante ante tu jefe, tienes una entrevista para un trabajo que deseas mucho o es tu primera cita con esa persona que te gusta tanto. Recuerda que llevas varios días de bajón, eso significa que estás inmerso en un bucle de pensamientos negativos o ya habrías salido de ahí, por lo tanto el caldo hormonal al que estás sometido te sigue manteniendo en un estado de lentitud y tristeza Por mucho que finjas, no tienes la energía para hacer una presentación brillante, deslumbrar a tu jefe con tu magnetismo o encandilar a tu pareja con tu encanto. No están disponibles en ese momento porque son habilidades que se utilizan desde otro estado emocional. Una característica de la inteligencia emocional es la capacidad de cambiar de emoción y no quedarse preso en ninguna que no se quiera.

El cuerpo observa al cerebro pero el cerebro también observa al cuerpo, así que podemos darle información a nuestra central para que genere la química que necesitamos y que pertenece a otro estado emocional. Si conoces tu fisiología de alegría puedes reproducirla para generar la energía, la química y las capacidades que te da la alegría.

Si no te va bien vivir inmerso en una emoción pero no sabes salir de ella, cambia tu postura, muévete, agita el cuerpo. Levanta tu cabeza y mira un poco por encima del horizonte para no estar en monólogo interno si te descubres en bucle. Abre el pecho y echa los hombros hacia atrás, verás como te resulta más complicado llorar. Vete a andar rápido o hacer ejercicio para gastar esa energía tóxica que tienes acumulada, liberando así tu cuerpo de las hormonas que mantienen el estado emocional no deseado. Si a ti lo que te da la vida es montar en un columpio, hazlo.

Puedes hacer lo mismo cuando te sientas seguro/a, confiado/a, fuerte, ilusionado/a. Fija cuál es la fisiología para reproducirla cuando te interese. Un truco: cada vez que te sientas super bien con alguna emoción muy poderosa, haz un gesto (cerrar la mano en puño, tocarte un lunar, tirarte de la oreja…). Eso se llama “ancla”: le estamos diciendo al cerebro que asociado a la experiencia emocional poderosa hay un gesto físico. El cerebro no tiene ningún problema en integrar elementos, de hecho lo hace todo el tiempo, esa es la razón por la que cambiamos los recuerdos cada vez que volvemos a ellos. ¿Para qué sirve el ancla? Si durante un tiempo, has estado haciendo el mismo gesto cada vez que te sentías muy bien, cuando te sientas mal, puedes hacer el gesto y el ancla servirá de disparador emocional positivo. En Programación Neurolingüística se usa constantemente para cambiar el estado emocional. Pruébalo.

Cambia tu estado interno cambiando tu cuerpo. Empieza por la parte de ti que siempre está en presente: tu cuerpo.

Nuria Velasco

www.tulibrodelavida.com

También te puede interesar

La educación está viva

Por Elene Chopitea.- Cada niño es diferente y necesita que sus adultos de referencia centremos ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *