Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Un re-comienzo

Un re-comienzo

images-mujeres-hablando

¿Cómo me preparo para “recibir” a ese ser que se presenta con un aparente conflicto?

¿Y porque digo aparente?

Me preparo con una actitud desprovista de inferencias, dispuesta a recibir a una persona que es a su vez “mi espejo”.

Aunque la conozco de anteriores consultas  como cada uno de nosotros está en proceso de cambio continuo tanto  nuestras células como en el modo de pensar, sentir y actuar, la percepción que tengo de ella es de apertura.

Con el conocimiento de que la mirada que tenemos de nosotros mismos y del entorno, los viejos programas subconscientes, que encierran “el problema y la solución”, (motivo por el cual digo aparente conflicto),  se harán manifiestos en el encuentro.

Esperando el momento de develar que esa misma situación es una posibilidad de cambio y de evolución, si la sabemos aprovechar.

Hacia ahí nos encaminamos en el encuentro, y digo nos encaminamos porque el trabajo es “en con-junto”, ambas/os estamos inmersos en el campo por lo tanto lo que sucede es responsabilidad de ambos, cada uno en su rol, pero tan humanos y semejantes.

De acuerdo a viejas tradiciones espirituales y al trabajo realizado por el francés JEAN PIERRE GARNIER   sobre “Las aperturas temporales” compartimos con nuestros semejantes diferentes manifestaciones de conciencia: un plano físico y biológico, con memorias ancestrales, plano emocional, plano mental, lo que define nuestra personalidad o Ego.  Plano del alma, plano de las distorsiones,  ingreso al campo Cuántico y Esencia o Ser original.

Cuando utilizamos la personalidad, estamos inmersos en una vibración baja, que fue necesaria en la evolución del ser humano, para poder moverse frente a las amenazas del entorno.

Esta forma de actuar fue necesaria para afirmarnos en la evolución de la humanidad.

En la actualidad, frente al vértigo del cambio vibratorio del planeta,  se hace necesaria una visión que permita elevar la vibración de los pensamientos y de las emociones que la personalidad provoca.  Una conexión con las energías superiores propias de la nueva energía que estamos recibiendo.

Es decir que aquellas conductas que no han podido ser tramitadas por el pensamiento superior (Neocortex) surgen como reacciones,  de lucha o huída, propias de nuestro Sistema Límbico, que actúa como si fuese amenazado por su entorno, como en los inicios de  la Humanidad.

La idea que se plantea durante el encuentro terapéutico, consiste,  a través de diferentes técnicas,  en elevar la vibración, entrar, hacer contacto con una vibración superior, que conecte con las leyes del Universo y con nuestra dimensión espiritual.

En el plano del alma, la vibración de por sí es más alta, pero aún se comparte algo de la energía de la tercera dimensión, por lo que es necesario, a mi criterio, estar munido de cuaderno y lapicera, para poder trabajar con aquellas ideas limitantes, que llevan a que el alma, repita viejos programas.

Se hace necesario a través del trabajo terapéutico, una escucha limpia, que permita descubrir en qué viejas distorsiones perceptivas aún estamos vibrando, para luego poder llegar al pensamiento limitante, expresarlo en forma clara en presente y poder transformarlo en una nueva percepción y realidad habilitadora.

Retomando la entrevista, es necesario escribir todas las ideas limitantes, que conllevan emociones de baja vibración, como el miedo, la ira, tristeza etc para poder acceder al mantra personal que habilita, en resonancia con el amor y la abundancia del Universo. Cabe decir que me refiero a no quedarse anclado en esas emociones, ya que de por sí, no son ni buenas ni malas y forman parte de la paleta de emociones que podemos llegar a sentir.

Luego de llegar a la creación de la frase posibilitadora, con el chequeo de cómo nos sentimos con ella, utilizando los diferentes sentidos para ampliar esa percepción, se chequea la aceptación de la misma corporalmente.

Es nuestro subconsciente el que aceptará la inscripción de esa nueva realidad, que junto con la inteligencia Divina, hemos creado.

Luego deviene el plano de la acción.

Y sostener ese nuevo estado del Ser.

Como dice el viejo refrán, “cada persona es un mundo”, y su forma de expresarse y manifestar en la realidad depende de muchos factores.

A las personas que admiten la idea de separatividad (propia de las vibraciones más bajas) necesitan  transitar mayor cantidad de experiencias hasta poder aceptar y sentir que todos formamos parte de un entramado o UNIDAD.

Acceder a estos estados es una tarea artesanal diaria de estar en estado de presencia, de poner conciencia, allí donde la primera reacción suele surgir intempestivame, culpando a los otros de lo que nos sucede, es decir, poniendo afuera lo que reside dentro nuestro. Por lo tanto en la práctica, vamos transitando por diferentes estados de conciencia, hasta poder permanecer más tiempo en las vibraciones del Amor.

Está claro que en esta danza de las relaciones, nada se da al azar y que llegan a nosotros las situaciones y personas que nos permitirán dar un salto Cuántico evolutivo.

Es decir que en el proceso de transitar una transformación, estamos allí, para recordar algunas pistas que permiten dar un giro de timón  e ir más allá de lo aparante.

Así juntos “desandamos” viejas creencias a fin de caminar por una nueva y habilitadora realidad.

Por lo tanto cuando él/ella se va, queda comprometido/a con el tomar la responsabilidad de su vida. Continuar con la observación de los pensamientos cotidianos puede ser una forma de estar presentes y atentos, para que las nuevas huellas neuronales, se inscriban y resulte sencillo volver a ellas, con sólo estar atentos.

Volviendo al inicio, cuando ella, en este caso, cierre este ciclo de tres meses, antes de su viaje, llevará en su valija y en su libreta de mano, nuevas formas de percibir la realidad, desprovistas de percepciones limitantes, acerca de sí misma y del mundo.

Marcela Filigura
Lic. en Psicología

MPN. 6.692

Argentina.

También te puede interesar

Tu Camino

Por Elena Cantero.- Cada uno de nosotros somos únicos e irrepetibles, especiales, y con mucho ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *