Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Red de Ayuda
Red de Ayuda
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Una espiritualidad sin dogmas ni tufillo sectario

Una espiritualidad sin dogmas ni tufillo sectario

Por Ramiro Calle.- El ego solo quiere enredar y las religiones instituídas son muchas veces caldo de cultivo para que el ego crezca en lugar de decrecer, y se crean rencillas, conflictos, afán de dominio, tendencias a devaluar y humillar a los otros, cenagosa y espesa burocracia y adoctrinamienntos que roban la lucidez mental. Y esto es así tanto en el cristianismo como en el budismo tibetano u otros sistemas filosófico-religiosos, y siempre que hay jerarquías o linajes se abona más el terreno para que el ego pueda robustecerse y en lugar de surgir la unión (religión), brote el enfrentamiento, la desunión, la petulancia, el aferramiento ciego a las ideas y convicciones religiosas. Y así la religión instituiconalizada, sea teísta o no, se convierte en una especie de cárcel, de mordaza, de atadura, y en lugar de poner alas libertad, pone cadenas de esclavitud. Surge el dogma, la mentalidad sectaria y, detrás, el fanatismo y la hipocresía, todo ello arropado bajo el aparataje eclesiástico ( sea cristiano, lamaísta, o de otro tipo), y se crean toda clase de grupúsculos religiosos o pseudorreligiosos que incitan al borreguismo más que a la sabia utilizacion del discernimiento, encegeciendo la consciencia en lugar de esclareciéndola.

El Dharma palpita en mi, o sea la enseñanza autentica,pero nadie tiene el monopolio de la Verdad y las sendas hacia la cima son innumerables y al final uno mismo es su propia senda y su propio maestro, sin tener por qué rendir pleitesía a nadie y menos obedicencia ciega y abyecta, se trate del Papa o del Dalai Lama, de un gurú o de un pastor o rabino.

Sin embargo, todas las creencias puras son respetables, si bien al final tendrán que conducir a la experinecia personal, se siga la senda del Buda, de Jesus, de Lao-tsé o de Mahavira. . El maestro es la Enseñanza. Pueden fallar los seguidores, pero la Enseñanza es pura en su comienzo, medio y fin, aunque haya sido tan vapuleada por los profesionales de la religión, tanto las monoteistas como las que no lo son, o esos grupos sectarios pseudoespirituales que, sean cristianos o hindúes, budistas o de otro tipo, siempre hay que poner bajo rigurosa sospecha, vengan también de Oriente o de Ocidente. Mucha gente nace libre y se muere sierva de las ideas con las que otros, más ciegos les adoctrinan y que no conducen a la expriencia y la verificación personal.

Hay una historia: El diablo y uno de sus acólitos vienen a darse un paseo por el confuso planeta Tierra. De repente el acólito del diablo, espantado, exclama: »

– ¡Señor, señor, cuidado! Es que allí hay un partícula de la Verdad.

El diablo, sin inmutarse en lo más mínimo, dice:

– No te preocupes, ya la institucionalizarán.

El occidental, descontento o insatisfecho con su religión, idealiza las religiones de Oriente, y viceversa, para a la postre comprobar que, al estar formadas por seres humanos, el escenario de fondo viene a ser el mismo. Al final uno tiene que seguir sus propios «insights» (vislumbres, golpes de luz) y tomar lo mejor de la Enseñanza para ser libre y no un esclavo, para obtener una mente independiente y no contaminada.

Si peligroso es el ego indvidual, ¡cuanto más el colectivo!. Y más cuando es un ego colectivo fanatizado y que en lugar de alimentar auténtica compasión y lucidez, se extravía en el aferramiento a ideas. Como en ello insistía Krishnamurti, el poder siempre es putrescible, sea poltico, económico o religioso. .

Siempre me atrajeron el yoga y la meditación, entre otras vías, porque invitan a la duda razonable (que no sistemática y escéptica) y no se mueven por ideas sino por experiencias y se someten las enseñanzas y métodos a la verificación personal. El sentido de la vida no es el que otros nos puedan indicar, sino el que uno va descubriendo por sí mismo mediante su propio trabajo interior. La espiritualidad no es de uno u otro sistema religioso, sino que es el impulso que hay en el ser humano -sea teísta, politeísta, panteísta, transteísta o ateo- a autodesarollarse, evolucionar y humanizarse, esclarecer la mente y abrir en compasión el corazon.

Ramiro Calle

www.ramirocalle.com

También te puede interesar

Cambia tú y el mundo cambiará

Por Inocencia del Pino Nava.- No es el momento de vivir aislados, si no el ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *