Mindalia.com
Mindalia.com
Mindalia Televisión
Televisión
Mindalia Plus
Plus
Mindalia Radio
Radio
Mindalia Noticias
Noticias
Mindalia Red de Ayuda
Red de Ayuda
Mindalia Music
Music
Mindalia Congresos
Congresos
Home » Artículos » Yoga: Unión

Yoga: Unión

Por Ramiro Calle.- Hay una historia muy hermosa. La he incluído con frecuencia en mis libros de narraciones espirituales; estas narraciones milenarias y anónimas que dicen en pocas palabras más que gruesos tratados de filosofía, metafísica o psicología.Es como sige:

Un aspirante espiritual acude a visitar a un maestro y llama a la puerta de su casa. Una voz desde adentro pregunta:

– ¿Quién es ?

– Soy yo, un aspirante- dice el visitante.

La voz de adentro replica:

– No estás maduro para que te reciba. Ve a bosque y medita tres meses. Vuelve después.

Transcurridos los tres meses, regresa el aspirante y llama a la puerta.

– ¿Quién es?- pregunta la voz de adentro.

– Soy tú-  contesta el aspirante.

Y la voz de adentro dice:

– Entra, rey de corazones. No había lugar en esta casa para dos yoes.

Desde el  pequeño «yo» no puede haber real comunicación y mucho menos genuina comunión. La comunicación se celebra de ego a ego; la comunión, de ser a ser. La comunicación desde el ego es en líneas paralelas que nunca covergen; la comunión de ser a ser no deja espacio para el egocentrismo y es real unión, o sea, yoga.

Como me dijo un yogui eremita de la India, nunca hemos dejado de estar unidos, pero lo hemos olvidado, y a través del yoga y la meditación, tenemos que recuperar ese sentimiento. Yoga es unión, y, por extensión, enlace, fusión, reconexión con el Origen, armonía de cuerpo y mente. Como hemos olvidado que todos formamos parte del Gran Aliento, como dicen en algunas tribus que he visitado, tenemos que poner los medios para disipar la ignorancia básica de  la mente, que divide y origina conflicto, y despertar el revelador sentimiento de unidad, que es plenitud.  Cuando uno experimetna ese sentimiento de unidad, se percata supraconscientemente de que al herir a los demás nos herimos a nosotros mismos y de ahí nace la verdadera compasión.

La meditación nos ayuda a unirnos con nuestra naturaleza más real y así vivenciarla unida con todas las criaturas. Entonces se sitúa uno en un ángulo en el que a la vez se es personal y transpersonal. Con determinados métodos de meditación, durante unos minutos se muere el ego para nacer al ser y sentir en el propio corazón  cómo laten los corazones de todos los seres sintientes. El ego limita, pero cuando cede, se obtiene una percepción de transformativa plenitud.

Hay un ejercicio meditacional que se realiza a través de la respiración. Se efectúa una respiración habitual; no se trata de un ejercicio respiratorio. El practicante se interioriza y sosiega. Después al tomar el aire dice mentalmente «soy» y, al exhalar el aire, mentamente, «tú», tratando de sentir a los otros seres en uno y de sentirse uno en los otros seres.  Así, de la esclerótica mente pequeña, se va uno abriendo a la mente grande o Mente Única. La Mente Única o lo Incondicionado contiene todas las mentes de todos los seres, como el océano las olas. Si nos aferramos a ser ola, perdemos la sensación de plemnitud inconmensurable de ser océano.

Ramiro Calle

www.ramirocalle.com

También te puede interesar

Utopías

Por María José Luque Fernández.- Curiosidad, aquello que nos alumbra en el camino a la ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *